Habitat International Coalition
Red global por los derechos al hábitat y a la justicia social
 
Espacios públicos y derecho a la ciudad: Barcelona abre el camino hacia Hábitat III
 Descargar como PDF    Bookmark and Share
Judith Hitchman, URGENCI.

Participación de RIPESS/Urgenci en el encuentro Europeo de la Plataforma Global por el Derecho a la Ciudad y el Evento Temático de Hábitat III sobre Espacios Públicos en Barcelona 2-5 de abril 2016


Grupo de trabajo 1 del Encuentro Regional Europeo

En el evento de Hábitat III en México, RIPESS participó en la sesión dedicada a la Economía Social y Solidaria. Este antecedente ha ayudado a avanzar en varias discusiones. RIPESS, un movimiento de economía solidaria, promueve la necesidad de un cambio general de paradigma económico, la implementación de una economía con enfoque de derechos humanos -que se base en conceptos tales como la justicia social en la renta para los productores vinculada a precios accesibles para los consumidores y la necesidad de des-mercantilizar el sistema económico (especialmente en aspectos fundamentales como la alimentación, la vivienda, la salud, la educación, la energía y otros servicios públicos esenciales)- además de un enfoque comunitario de gestión colectiva.

Urgenci, la red global de Agricultura apoyada por la comunidad participa activamente en el movimiento global de soberanía alimentaria, y es miembro de RIPESS. Por lo tanto, tomamos en gran medida la responsabilidad de garantizar que los sistemas alimentarios territoriales sea parte de la visión en marcha de incluir la alimentación en los debates sobre el Derecho a la Ciudad y Hábitat III. Esto es importante ya que se estima que la agricultura urbana puede proporcionar alimento como máximo a un 20% de las mega ciudades del mundo. También consideramos clave: preservar el suelo periurbano para la producción alimentaria a pequeña escala - especialmente la Agricultura apoyada por la comunidad (CSA por su siglas en inglés), jardines comunitarios, parcelas, etc-, el uso de Fideicomisos de Tierras Comunitarias, ya que es un valioso instrumento para garantizar la protección de este suelo frente a la especulación, y las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques - elaboradas por el Comité de Seguridad Alimentaria de la ONU (CSA), con una gran aportación de la Sociedad Civil a través del Mecanismo de la Sociedad Civil (MSC). En la declaración final del encuentro temático de Hábitat III de México sobre financiamiento están incluidos los CSA y los Fideicomisos de Tierras Comunitarias; y en la Declaración de Barcelona se menciona la necesidad de la Economía Social y Solidaria (ESS), como un enfoque general, y la preservación del suelo público frente a la especulación y para la producción de alimentos en las áreas periurbanas, además del enfoque general de derechos humanos.

La Xarxa d'Economia Solidària (Red de Economía Solidaria), la plataforma local por la Economía Solidaria, miembro de RIPESS EU, también participó en ambos encuentros promoviendo esta posición.

Durante el encuentro de la GPR2C, se formó un grupo de trabajo sobre temas alimentarios que contó con la participación de: Isa Alvarez de la organización Nekaserea en el País Vasco, miembro de Urgenci y de REAS, la red de redes de economía alternativa y solidaria que es parte de RIPESS, Emily Mattheisen de FIAN, la red global por el Derecho a la Alimentación, Laia Fargas de Observatori DESC, el observatorio catalán de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y Judith Hitchman, presidenta de Urgenci, entre otras-os. Entre las conclusiones de este grupo de trabajo destaca la importancia de los distritos de economía solidaria, como los de Italia, par a proporcionar una respuesta colectiva a la economía neoliberal. La SSE nos permite construir alternativas positivas para reclamar los bienes comunes. Estas alternativas necesitan ser ampliadas más que subir de escala (x.ej. la multiplicación de muchas iniciativas pequeñas conectadas a nivel local, regional, nacional e internacional con gobernanza de abajo a arriba en lugar de iniciativas de recreación a gran escala que son gestionadas de arriba a abajo).

Esto implica luchar y presionar para garantizar que los derechos históricos sean respetados y plantear la cuestión de cómo conectar con las instituciones. Los estados han demostrado ser ineficientes en la garantía del cumplimiento de los derechos económicos, sociales y culturales de los pueblos, pero es posible trabajar al nivel de la ONU y de las autoridades locales para alcanzar estas metas. La ESS, un enfoque transversal de cambio de paradigma del sistémico económico, proporciona soluciones para que las ciudades sean espacios más inclusivos. Hábitat III debe trabajar en profundidad con otras agencias de la ONU sobre muchos temas transversales que no se están tomando en un sentido holístico (en particular ILO y FAO, sobre trabajo y alimentación).

En términos de aspectos más específicos relativos al derecho a la alimentación y a la construcción de sistemas alternativos genuinos de alimentación e implementación de la soberanía alimentaria, la puesta en práctica de los Consejos Locales de Política Alimentaria forma parte de un avance coherente hacia la gobernanza participativa de sistemas alimentarios territoriales. El Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán podría ser un medio para alcanzar estos resultados, pero aún hay que establecer los indicadores que garanticen la verificación concreta de los resultados. También es importante establecer la infraestructura adecuada para que los pequeños productores alimentarios tengan acceso a las ciudades, como carreteras, mercados de granjeros locales u otros. Para este propósito es crucial el trabajo llevado a cabo actualmente sobre política en el marco de los CSAs.

En conclusión, es imposible conseguir que la gestión insostenible de las ciudades sea más sostenible ajustando algunos detalles sin cambiar los aspectos fundamentales de la gobernanza de la tierra y la propiedad y sin garantizar los derechos a la vivienda, la alimentación, la salud, la educación y la justicia social, económica y cultural. La Plataforma por el Derecho a la Ciudad para la que la reapropiación del espacio público implica justicia social y derechos humanos, está en total armonía con el enfoque de derechos de RIPESS. Siendo el derecho a la alimentación un tema central para Urgenci y para el movimiento de soberanía alimentaria, y la CSA uno de los elementos clave para alimentar a las ciudades y construir sistemas de alimentación territoriales que mitiguen el cambio climático, estamos felices de haber participado y contribuido en estos encuentros.

Las dinámicas extraordinarias de los miembros del ayuntamiento de Barcelona recientemente elegidos estuvieron presentes en todas las reuniones, sirviendo de gran inspiración para todas-os las-os presentes. ¡Que el camino abierto por Ada Colau y sus colegas nos guie a todas-os hacia un verdadero enfoque sostenible de los espacios públicos y los Bienes Comunes!

Judith Hitchman 14 de abril de 2016.

* Traducido al español por HIC-GS, lea el original en inglés.




 
Tags
• Derecho a la ciudad   
   
 


Habitat International Coalition
General Secretariat
 
<%=misereor_%>