Habitat International Coalition
Red global por los derechos al hábitat y a la justicia social
 
Ecuador garantiza el Derecho a la Ciudad desde la Constitución de 2008
Bookmark and Share
Fuente: www.ecuadorinmediato.com
01-06-2016


En diciembre de 2014, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que la sede de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Sostenible, sea Quito, Ecuador. Hábitat III, que se realizará del 17 al 20 de octubre de 216, convocará a representantes de los Estados Miembro de la ONU, sociedad civil, academia, sector privado, especialistas en desarrollo urbano, prensa mundial, entre los principales actores. En este contexto, Ecuador garantizó el Derecho a la Ciudad desde la Constitución de 2008.

Es por ello que, recuerda que, el país incorpora nuevos e innovadores conceptos constitucionales como los derechos de la naturaleza,. el Buen Vivir, el derecho a la ciudad y el principio constitucional de la función social y ambiental de la propiedad y de la ciudad, Estos conceptos están incorporados en pocas legislaciones a nivel mundial.

El artículo 31 de la Constitución ecuatoriana señala que: "las personas tienen derecho al disfrute pleno de la ciudad y de sus espacios públicos, bajo los principios de sustentabilidad, justicia social, respeto a las diferentes culturas urbanas y equilibrio entre lo urbano y lo rural, El ejercicio del derecho a la ciudad se basa en la gestión democrática de ésta, en la función social y ambiental de la propiedad y de la ciudad, y en el ejercicio de la ciudadanía."

A su vez, el pasado 12 de mayo el Pleno de la Asamblea Nacional aprobó la Ley Orgánica de Ocupación Territorial, Uso y Gestión del Suelo - LOOTUS-. Esta ley incorpora el derecho a la Ciudad entendido como el ejercicio pleno de la ciudadanía que asegure la dignidad y el bienestar colectivo de los habitantes de la ciudad en condiciones de igualdad y justicia, la gestión democrática de las ciudades mediante formas directas y representativas de participación democrática en la planificación y gestión de las ciudades, así como mecanismos de información pública, transparencia y rendición de cuentas: y, la función social y ambiental de la propiedad que anteponga el interés general al particular y garantice el derecho a un hábitat seguro y saludable.

En marzo de 1968 fue publicado el libro Le Droit a la Ville (El derecho a la ciudad) de Henry Lefebvre - filósofo marxista, intelectual, geógrafo y crítico literario francés - en el que realizó reflexiones en torno a la tendencia generalizada hacia la urbanización y sus repercusiones en la sociedad y en su futuro. Lefebvre definió el Derecho a la Ciudad como uno de los derechos fundamentales del ser humano y de la ciudadanía para generar una ciudad creada desde un objetivo común y colectivo.

Lefebvre teorizó las consecuencias de los procesos de urbanización, en el que planteó que la ciudad tradicional sufriría una destrucción gradual de su modelo y donde sugiría el ascenso de una sociedad globalizada qe expulsaría a los sectores sociales más vulnerables, generando ciudades inequitativas. bvre analizó la urbanización como una cuestión social y política puesta en manos de una ciudad que se ha ido deteriorando al mismo tiempo que re-creando; por lo que el Derecho a la Ciudad incorpora la noción de los urbano atendiendo su dimensión política.

Laurence Costes, en su artículo "Del derecho a la ciudad" de Henri Lefebvre a la universalidad de la urbanización moderna" manifiesta que "el libro de Lefebvre ha contribuido también en la evolución de la apropiación de la ciudad, otorgando pistas de compresión del urbanismo actual. El tema del Derecho a la Ciudad es más que nunca una cuestión de actualidad".

A partir del 1er Foro Social Mundial 2001, realizado en Porto Alegre, Brasil, varios momentos populares, organizaciones no gubernamentales, asociaciones profesionales, foros y redes nacionales e internacionales de la sociedad civil han discutido y asumido el desafío de construir un modelo sustentable de sociedad y vida urbana, basado en los principios de solidaridad, libertad, equidad, dignidad y justicia social donde uno de sus fundamentos debe ser el respeto a las diferentes culturas urbanas y el equilibrio entre lo urbano y lo rural.

La carta mundial por el derecho a la ciudad, suscrita en 2004, por consecuencia del Foro social de las Américas - Quito, Ecuador, 2004 - y del Foro Mundial Urbano - Barcelona, España, 2004 - es un instrumento orientado a apoyar en

las luchas urbanas y el proceso de reconocimiento de los derechos hum,anos y del derecho a la ciudad , en el sistema internacional.

La carta define al derecho a la ciudad como "el usufructo equitativo de las ciudades dentro de los principios de sustentabilidad y justicia social. Se entiende como un derecho colectivo de los habitantes de las ciudades, en especial de los grupos empobrecidos vulnerables y desfavorecidos, que les confiere la legitimidad de acción y de organización, basado en sus usos y costumbres, con el objetivo de alcanzar el pleno ejercicio del derecho a un patrón de vida adecuado".

A su vez, la carta define a la ciudad como un espacio colectivo culturalmente rico y diversificado que pertenece a todos sus habitantes y donde todas las personas tiene derecho a la ciudad sin discriminaciones de género, edad, raza, etnia u orientación política y religiosa, y preservando la memoria y la identidad cultural.

Esta Carta contempla también fundamentos como la función social de la ciudad, mismo que garantiza a todas las personas el usufructo pleno de la economía y de la cultura de la ciudad, a la utilización de los recursos y la realización de proyectos e inversiones en su beneficio y de los habitantes, dentro de los criterios de equidad distributiva, complementariedad económica, y respecto a la cultura y sustentabilidad ecológica; el bienestar de todos los habitantes en armonía con la naturaleza, hoy y para las futuras generaciones.

La Carta contempla la función social de la propiedad y manifiesta que los espacios y bienes - públicos y privados - de la ciudad y de los ciudadanos deben ser utilizados priorizando el interés social, cultural y ambiental; donde todos tengan derecho a participar en la propiedad del territorio urbano dentro de parámetros democráticos, de justicia social y de condiciones ambientales. Además, manifiesta que en la formulación e implementación de las políticas urbanas debe prevalecer el interés social y cultural por sobre el derecho individual de propiedad, entre otros aspectos.

Otro de los principios del De4rechoa la Ciudad que es parte de la Carta son el ejercicio pleno a la ciudadanía; la igualdad; no-discriminación; protección especial de grupos y personas en situación vulnerable; compromiso social del sector privado; e impulso de la economía solidaria y políticas impositivas progresivas. Asimismo, la Carta contempla derechos relativos a la gestión de la ciudad, derechos civiles y políticos de la ciudad; derechos económicos sociales, culturales y ambientales de las ciudades; entre otros. (JPM).

* Fuente original de la noticia.


 
Tags
• Derecho a la ciudad   
 
   
 


Habitat International Coalition
General Secretariat
 
<%=misereor_%>