Habitat International Coalition
Red global por los derechos al hábitat y a la justicia social
 
El turismo echa a los habitantes de Ibiza
Bookmark and Share
Fuente: Ricardo F. Colmenero, El Mundo
24-07-2017

La isla está en una situación de 'emergencia habitacional por el alquiler turístico'


Dos jóvenes duermen en el techo de un coche aparcado en una calle de Ibiza. / EL MUNDO

Faltan médicos, y policías, y funcionarios de justicia, y de tráfico, y electricistas, y técnicos de aire acondicionado. En Ibiza falta hasta mano de obra que atienda a sus tres millones de turistas. La isla se encuentra una situación que las instituciones han calificado de «emergencia habitacional» por culpa del llamado alquiler turístico, que ha invadido la práctica totalidad del parque de viviendas

Una situación que poco o nada tienen que ver con la masificación turística (Ibiza está de moda desde los años 70) y mucho o todo que ver con los propietarios de inmuebles, que han visto en este cambio de modelo una forma de multiplicar los ingresos procedentes de sus activos.

Esto ha provocado que el alquiler medio de un piso de dos habitaciones haya subido hasta los 1.600 euros, según la Asociación de Afectados por los Alquileres, lo que implicaría tener que dedicar en muchas ocasiones más de la totalidad del sueldo a pagar el alquiler.

La isla cuenta desde hace más de un lustro con 82.000 plazas hoteleras. Según el director de Estudios e Investigación de Exceltur, Óscar Perelli, en 2016 Ibiza ofertaba 50.000 plazas en viviendas turísticas a través de portales como Airbnb o Niumba. Casi con total probabilidad este verano superarán las hoteleras. Lo que comenzó siendo un cambio de modelo turístico se ha convertido en un drama social. Familias originarias de la isla se han visto obligadas a dejarla ante la imposibilidad de seguir haciendo frente a la escalada del precio de los alquileres.

Un paseo por el centro de Ibiza permite ver colchones en los balcones, que se alquilan a trabajadores de temporada por hasta 600 euros. Algunos portales de internet mostraban esta primavera el anuncio de un particular que ofertaba un colchón en el interior de una furgoneta por el mismo precio. El anuncio fue denunciado y retirado, pero el particular recibió numerosas ofertas.

Los okupas de la isla son trabajadores de temporada que se han metido a vivir en esqueletos de obras abandonadas. Cada cierto tiempo alguno de los cinco ayuntamientos de la isla anuncia el desmantelamiento de campamentos ilegales en zonas boscosas, ante el riesgo de que pueda producirse un incendio.

La plantilla del Cuerpo Nacional de Policía de Ibiza está formada por 287 agentes, pero sólo hay 241. La planificación se hizo en 2007 para una población de 100.000 habitantes, pero hoy son 150.000 con picos que rozan los 400.000 muchos días de agosto. Otro problema es la ayuda que reciben los funcionarios de Baleares en comparación a los de Canarias. Un agente de Tenerife o Las Palmas recibe un plus de territorialidad de 137,07 euros al mes, además de otros 323 de plus de residencia. En Ibiza son 138,14 de territorialidad y 81 de residencia.

Mucho más sangrante es la situación de la sanidad. La plantilla de urgencias, radiología o de anestesistas es insuficiente porque los médicos tampoco quieren venir a la isla. A la Consejería de Sanidad se le ocurrió habilitar el hospital abandonado de Can Misses para alojar a algunos facultativos, pero la medida no funcionó principalmente porque quería cobrarles además un mínimo de 450 euros al mes por una habitación, algunas de ellas con baño comunitario.

El Govern acaba de aprobar esta semana su ley de alquiler turístico, pero diferencias entre los partidos que conforman el Pacte han vuelto el texto incomprensible hasta para los propios políticos. La idea era prohibir el alquiler turístico en algunas zonas como Ibiza o el centro de Palma, pero al final no se ha conseguido.

Otro de los grandes problemas es que hay seis inspectores de turismo, lo que les obliga a perseguir sólo las casas que se anuncian en los portales de internet. La práctica totalidad de particulares alquila en negro su vivienda. También existen intermediarios que desde un simple portátil manejan paquetes de inmuebles que realquilan a turoperadores extranjeros.

La paradoja del asunto es que precisamente por el alto coste de la vivienda la plantilla de inspectores de Hacienda en la isla de Ibiza está formada por cero trabajadores, según ha denunciado el sindicato de técnicos de la Agencia Tributaria.

* Fuente Original.


 
Tags
• Violaciones a los Derechos a la vivienda y a la tierra   
 
   
 


Habitat International Coalition
General Secretariat
 
<%=misereor_%>