Habitat International Coalition
Red global por los derechos al hábitat y a la justicia social
 
¡No sólo casas! Políticas públicas para garantizar el derecho a la vivienda para todas y todos
Bookmark and Share
Fuente: Habitat International Coalition
02-10-2017

Día Mundial del Hábitat


Cada día son más las voces que por todo el mundo lo denuncian: vivimos una crisis global en torno al derecho a la vivienda, que no podrá resolverse utilizando el mismo enfoque y promoviendo las mismas políticas que hasta ahora están vigentes en la mayoría de los países.

Todas las personas necesitamos un lugar donde vivir; todos los seres humanos tenemos derecho a una vivienda adecuada. Sin embargo, según cifras oficiales, más de 100 millones viven en las calles, más de 1,500 millones sufren condiciones habitacionales precarias, decenas de millones se ven forzadas a abandonar sus hogares cada año y muchas más temen no llegar a pagar los alquileres e hipotecas cada mes, viviendo bajo constante amenaza e inseguridad.

‘Ni casas sin gente, ni gente sin casa’ es la demanda enérgica de poblaciones y comunidades que ven cómo la especulación inmobiliaria, la corrupción y la gestión empresarial de nuestras ciudades y pueblos despoja y expulsa a amplios sectores de la población de su lugares de vida. La tierra y el suelo urbano, convertidos en mercancías, se dejan a merced de los caprichos del mercado y los intereses privados. La ética del lucro voraz y el beneficio personal inmediato se impone sobre la dignidad humana y el cuidado del planeta para las generaciones presentes y futuras. ¿Dónde quedó el sentido de lo público? ¿Dónde se forman las y los funcionarios responsables de velar por el bien de todas y todos? ¿Quién planifica nuestros territorios y para quiénes?

Está claro que no podemos seguir por el mismo camino. Resulta urgente un cambio de paradigma que oriente políticas públicas capaces de respetar y garantizar el derecho a la vivienda para todas y todos. No es un sueño, es una obligación de los gobiernos, y existen en nuestra sociedad los recursos y conocimientos suficientes para lograrlo.

Pero para hacerlo posible será imprescindible tener en cuenta los elementos fundamentales que los compromisos internacionales vienen señalando desde hace ya varias décadas, reafirmados en la Nueva Agenda Urbana: la atención urgente a las personas sin hogar; la prohibición de desalojos y desplazamientos forzados; la función social de la propiedad y la ciudad; la seguridad jurídica de la tenencia; la disponibilidad de materiales, servicios e infraestructura; losgastos soportables; la habitabilidad; la atención prioritaria a grupos de población en situación de vulnerabilidad; la ubicación adecuada; la adecuación cultural. Y, sobre todo, procesos de toma de decisiones verdaderamente democráticos que tomen en cuenta las necesidades y propuestas de la población.

El derecho a la vivienda supone mucho más que el acceso a cuatro paredes y un techo, por lo que entender y atender el déficit de vivienda adecuada implica mucho más que construir casas. De hecho, los programas de construcción masiva de unidades habitacionales de los últimos veinte años han tenido impactos negativos serios (con afectaciones sociales, económicas y ambientales graves) y han resultado incluso contraproducentes, ya que han aumentado significativamente el stock de viviendas vacías que hoy alcanza números alarmantes.

Al mismo tiempo, en general se ha descuidado la atención al déficit cualitativo, que en muchos casos constituye el mayor obstáculo para el disfrute de una vivienda adecuada. Cuanto existen, las políticas y programas en ese campo se enfocan principalmente en el mejoramiento físico-estructural o en la simple entrega de títulos, acciones necesarias pero no suficientes.

Por otra parte, resulta imperativo insistir en que el derecho a la vivienda y la seguridad de tenencia no son lo mismo ni se limitan al derecho a la propiedad privada individual, modelo que ha sido ampliamente promocionado como el mejor y en gran medida el único, lo que ha resultado en una crisis hipotecaria de enorme magnitud que sigue desalojando a cientos de miles de personas tanto en el norte como en el sur.

No es una novedad que también en este período se ha producido un fenómeno masivo de privatización y venta de vivienda pública/social, mientras seha descuidado la producción y regulación de la vivienda en alquiler.A la vez, no se apoyan -y más bien se obstruyen- los procesos populares de producción y gestión social del hábitat que con mucho esfuerzo realizan familias y comunidades para acceder a un lugar donde vivir. La ciudad hecha por la gente es invisibilizada, estigmatizada y en muchos casos criminalizada, en nombre de una ’legalidad’, un ‘desarrollo’ e incluso una ‘sustentabilidad’ que sólo profundizan la desigualdad y la injusticia social.

Es fundamental que las políticas de vivienda reconozcan y apoyen una amplia diversidad de modalidades de producción y acceso a vivienda y seguridad de tenencia, incluyendo la vivienda en renta, la vivienda cooperativa, los derechos de uso y posesión, y en general las formas colectivas, comunitarias y tradicionales, tanto en las áreas urbanas como rurales.

El programa de las Naciones Unidas para los asentamientos humanos centra su declaración del Día Mundial del Hábitat de este año sobre el lema ‘políticas de vivienda: casas asequibles’. Desde las organizaciones de la sociedad civil, los movimientos sociales, las asociaciones profesionales, las instituciones académicas y las y los activistas, miembros y aliados de nuestra red, hacemos un llamado enfático a definir políticas públicas regidas por un enfoque de derechos humanos, capaces de comprender las problemáticas del hábitat en su integralidad, y a diseñar los mecanismos e instrumentos necesarios para implementarlas con nuestra participación sustantiva.

¡Basta de especulación, privatización y crecimiento urbano salvaje!

¡Derecho a la tierra y derecho a la vivienda adecuada para todas y todos!

Lorena Zárate, Presidenta de HIC

2 de octubre de 2017


 
Tags
• Derecho a la ciudad   • Derechos a la vivienda y a la tierra/Derecho a la vivienda adecuada   
 
   
 


Habitat International Coalition
General Secretariat
 
<%=misereor_%>